academy move.gif

¿Son los videojuegos la mejor herramienta de marketing musical?

El éxito de la industria de los videojuegos, que se espera que genere 137.900 millones de dólares en ingresos este año, es, nunca mejor dicho, música para los oídos de bandas, músicos, sellos discográficos y compositores. Y es que los videojuegos no sólo han ayudado a la industria musical a sobrevivir, sino también a prosperar en universos totalmente nuevos e inesperados para el sector. Te lo contamos todo en el artículo de hoy.



Desde los años 90, cuando la música bajo licencia de sincronización se impuso en este mundillo, videojuegos como Tony Hawk's Pro Skater, Grand Theft Auto y Wipeout se han hecho tan conocidos por sus bandas sonoras como por ser grandes videojuegos. Para millones de personas, los videojuegos han sido una forma de descubrir nuevos grupos favoritos o de sumergirse en otros géneros musicales. Y, por si fuera poco, el vínculo emocional que se genera con la música que se descubre mediante videojuegos es todavía mayor, ya que está oyéndola una y otra vez mientras juega a algo que le gusta.


La música compuesta originalmente para los juegos también tiene vive fuera de ellos. Por ejemplo, la Royal Philharmonic Orchestra interpretó recientemente piezas musicales de Crash Bandicoot, Resident Evil y The Last of Us en el Royal Albert Hall. Conciertos similares con música de The Legend of Zelda y Final Fantasy tienen alrededor de todo el mundo. En plataformas como Spotify, miles de playlists son curadas a diario con las ''bandas sonoras'' de los videojuegos más populares.


Los videojuegos se han convertido hoy en día una parte esencial de los planes de marketing de músicos y managers. Las bandas sonoras del Fifa, por ejemplo, se consideran uno de los principales escaparates anuales para los artistas internacionales de la actualidad.



Sin ir más lejos, este pasado verano, Ariana Grande, deslumbró al público con sus éxitos "Raindrops" y "Be Alright" en un universo paralelo. No fue la típica actuación en directo. La artista, con un traje brillante hecho de fragmentos de cristal, se alzaba sobre sus seguidores y los aplastaba con un martillo lleno de pedrería. En un momento dado, incluso le salieron alas y voló a través de un cielo de burbujas y adornos flotantes, mandado besos a sus seguidores vestidos como ''mini Ariana Grandes''.


Obviamente, todo esto podría ocurrir solo dentro del mundo de "Fortnite". La actuación en directo ''digital'' superó incluso los 12 millones de jugadores simultáneos que registró la ocasión de "Astronomical" de Travis Scott el pasado año. Pero, ¿Cómo influyó este acto en la vida real? Durante los tres días posteriores a la actuación de Ariana, las transmisiones de su éxito "Be Alright" aumentaron un 123%, pasando de 42.000 transmisiones a 93.000, según MRC Data.



Y es que los videojuegos han servido durante mucho tiempo como medio para que los oyentes descubran nueva música. Pero en los últimos 12 meses, en gran parte gracias a la Pandemia, el mundo de los juegos y la nueva experiencia del metaverso han fusionado aún más los mundos de los videojuegosjuegos y la música. Tanto es así que las ceremonias de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio contaron con los temas de "Dragon Quest" y "Final Fantasy", dos de los juegos de rol más populares a nivel mundial.


Obviamente tanto las discográficas, como los artistas y los supervisores musicales están tratando de formar parte de la ecuación, principalmente para abarcar ese segmento de mercado que tanto les está costando actualmente: los más jóvenes. Incluso las empresas de videojuegos tradicionales están buscando nuevos métodos para colocar sus videojuegos como plataformas para descubrir nueva música. E incluso con la reaparición de los espectáculos en vivo en persona, los consultores afirman que la asimilación de la música y el juego, como los espectáculos digitales en vivo, tiene mayor resistencia.


"Estamos justo en el comienzo de una nueva industria masiva", afirma Jon Vlassopulos, vicepresidente y responsable mundial de música de Roblox.

Los artistas, las discográficas, los editores, los propietarios de locales y festivales, las plataformas de vídeo, todos tienen la oportunidad de reinventarse y conseguir la ventaja de ser los primeros.


Las actuaciones virtuales son ahora una parte integral del panorama musical, incluso con el regreso progresivo de los conciertos reales y otros tipos de eventos, el binomio los videojuegos y la industria musical está aquí para quedarse.


Fuente: AdAge.com