top of page
Consulta a Wolfie.gif

Spotify retira miles de canciones para combatir el fraude del streaming.

La plataforma de streaming elimina varias canciones de la empresa Boomy, un negocio musical basado en inteligencia artificial, pero Spotify confirma que no se debe a la IA.



A principios de 2021, se difundió en Internet la noticia de que Spotify había retirado una cantidad considerable de canciones por sospechas de fraude en el streaming. Un abogado especializado en la industria musical reveló que la mayoría de las canciones se habían publicado probablemente a través del servicio de Distrokid. Los artistas respondieron con indignación en las redes sociales, negando cualquier implicación en transmisiones fraudulentas y preguntándose por qué se habían retirado sus canciones.

Spotify desmintió firmemente las dos afirmaciones, afirmando que el número de canciones retiradas era muy inferior a 750.000 y que los recortes se realizaron en múltiples distribuidores. El fundador de Distrokid, Philip Kaplan, escribió: "Las retiradas no se limitaron sólo a Distrokid, se dirigieron a la música de todos los distribuidores". A pesar de estas refutaciones, las afirmaciones iniciales siguieron circulando durante meses.

Dos años después del incidente inicial, se produjo una situación similar con Boomy, una empresa de tecnología musical. El 1 de mayo, informaron de que sus usuarios no podían subir canciones y "ciertos lanzamientos de catálogo" habían sido retirados de Spotify debido a una "actividad inusual".


Al principio, todo parecía indicar que el problema partía de la Inteligencia Artificial, pero Spotify expresó que la "acción poco común" se identificaba con el fraude en el streaming, no con la forma en que los instrumentos de Boomy dependen de la IA. En ese momento se descubrió que Spotify había retirado más música, que no tenía relación con Boomy o la IA, debido a la prueba de ajuste como componente de una limpieza estándar.


Parece que este asunto ya no afecta sólo a una empresa, sino que forma parte de los persistentes intentos de los servicios de streaming por evitar que actividades fraudulentas influyan en sus desembolsos. Spotify mantiene desde hace tiempo que la manipulación de los flujos de dinero es un problema que afecta a toda la industria y que se vigila intensamente.


La dificultad de informar sobre el oscuro ámbito del fraude en el streaming se hace patente a través de estos ejemplos. Sin embargo, la lucha contra el fraude en el streaming es una lucha continua contra todos los distribuidores, sin concentrarnos en un caso concreto.. Christine Barnum, Chief Revenue Officer de CD Baby, ha declarado recientemente en una entrevista a Billboard que "nadie está a salvo" de este tipo de fraude.


Según Boomy, en abril, el 7% de la música que se había subido a Spotify se retiró como consecuencia de la actividad de los bots. Un ejecutivo de Deezer mencionó anteriormente que el 7% de los streams diarios se detectaron como fraudulentos. Del mismo modo, Merlin, una empresa que se ocupa de la concesión de licencias digitales para muchos sellos y distribuidores independientes, experimentó una tasa de fraude de casi el 10% durante 2020.

Ejecutivos de SoundCloud, Pandora y Napster presentaron sus respectivos esfuerzos para atajar el streaming fraudulento en un panel de debate de Music Biz en 2022. Umeadi Onyekwelu, responsable de licencias musicales del servicio africano de streaming Mdundo, escribió en una entrada de blog el mes pasado que "el streaming farming se ha vuelto cada vez más omnipresente y notable en la industria musical de Nigeria."


El ritmo diario de la industria musical actual incluye el anuncio de Deezer de que identifican diariamente actividad dudosa en 45.000 cuentas. Además, Spotify notifica regularmente a los principales titulares de derechos de autor cualquier actividad fraudulenta que se identifique en sus catálogos. (Estas reproducciones fraudulentas se identificaron y no se pagaron.) Un portavoz de Spotify declaró que la plataforma toma medidas para eliminar cualquier producto creado para manipular el sistema con el fin de obtener derechos de autor.


Alex Mitchell, responsable de Boomy, declaró esta semana en una entrevista a Billboard que su equipo de revisión presta mucha atención a la prevención del fraude. Afirmó además que sus procedimientos son más estrictos que los de otros distribuidores. Disponen de sistemas de alarma que identifican cualquier posible actividad sospechosa y de un proceso de investigación que el equipo sigue para decidir si retiene los ingresos.


Pase lo que pase, los bots de los servicios de streaming pueden apuntar al material de cualquier músico. Morgan Hayduk, cofundador y codirector ejecutivo de Beatdapp, una empresa que fabrica software para detectar y prevenir el fraude, declaró a Billboard a principios de este año que un aspecto del fraude del que rara vez se habla es el "daño colateral" que conlleva. "Se sabe que los estafadores utilizan cuentas de usuario en redes de streaming para mezclar la música del objetivo con artistas populares con el fin de pasar desapercibidos", explicó, lo que significa que los bots reproducen una combinación de artistas legítimos y la pista que intentan elevar.


La dificultad de determinar el origen del fraude cuando se identifica fue señalada por Ludovic Pouilly, vicepresidente senior de relaciones institucionales y con la industria musical de Deezer, durante una entrevista con Billboard en enero. Afirmó que "cuando se trata de saber quién es el responsable, es difícil de precisar", ya que distribuidores, sellos discográficos y artistas pueden señalarse unos a otros o a la competencia.

El lanzamiento de Boomy en Discord ha causado un considerable revuelo debido a su incorporación de la IA, que ha inquietado a muchos grandes empresarios de la industria. Este temor a la tecnología de IA se debe en gran medida al riesgo de infracción de los derechos de autor y a la posibilidad de que la IA ocupe el lugar de los músicos y compositores.


Sin embargo, Mitchell señaló que el fraude en el streaming lleva existiendo bastante tiempo, antes de que la IA y la industria antifraude entraran en escena. La lucha contra el fraude siempre ha sido un enfrentamiento tecnológico entre los que quieren preservar los derechos de autor de los servicios de streaming y los que están decididos a ganar dinero con ellos.


En el momento en que Boomy declaró que Spotify había encontrado indicios de engaño en algunos lanzamientos, dieron en el clavo. Comentaron que, "en la industria musical, a medida que se esfuerza por hacer frente al uso de bots y otros tipos de comportamiento posiblemente deshonesto, es probable que estas paradas se produzcan con más frecuencia y a través de una mayor variedad de plataformas."


Fuente: Billboard.

תגובות


Consulta a Wolfie.gif
bottom of page