unnamed (1).png

Sony Music compra el catálogo de grabaciones de Bob Dylan, valorado ahora en más de $200 millones.

Seguramente ya os suena esta noticia de algo. Y es que Bob Dylan ya vendió hace a penas dos años sus derechos de explotación sobre las obras y las letras a Universal Music. Hoy lo vuelve a hacer, pero esta vez con los derechos sobre sus grabaciones y a su discográfica de toda la vida, Sony Music.


Hace poco que Bob Dylan recibió un detalle por parte del sello Columbia Records, perteneciente a Sony Music. Estamos hablando exactamente de 100.000 dólares invertidos en un coche de lujo que su discográfica de toda la vida le regaló al artista en agradecimiento al acuerdo al que habían llegado.


Este acuerdo otorgaba a Sony Music la propiedad de las grabaciones (valoradas actualmente en 200 millones de dólares aproximadamente) de Bob Dylan.


Esta cantidad de dinero se establece basándose en los ingresos que sus obras generan-unos 16 millones de dólares al año en todo el mundo- y el estándar que los inversores aplican ahora para determinar el valor de los activos. Sin embargo, el acuerdo se cerró a mediados de 2021, cuando los catálogos de música grabada cotizaban ligeramente menos de lo que lo hacen a día de hoy. Lo que significa que Sony podría haber pagado un poco menos.


Por otro lado, en un acuerdo por separado, Dylan amplió su contrato de grabación con Columbia. A nadie se le ocurrió negociar los términos del acuerdo, sino darlos por hecho como habían estado haciendo hasta ahora, prolongando simplemente la duración de su contrato bajo los mismos términos y condiciones. Rob Stringer, presidente de Sony Music Group, dijo en un comunicado el pasado lunes que "Columbia Records ha tenido una relación especial con Bob Dylan desde el principio de su carrera" y que la compañía estaba "emocionada de trabajar con Bob y su equipo para encontrar nuevas formas de poner su música a disposición de sus fans de hoy y de las generaciones futuras."


El acuerdo sobre el catálogo incluye todas las grabaciones de Dylan -39 álbumes de estudio, 16 recopilaciones "Bootleg Series" de grabaciones en directo y numerosos singles-, además de material inédito que podría recopilarse y publicarse en el futuro. No incluye los derechos de las letras y composiciones de Dylan, que Universal Music Group anunció que compró en diciembre de 2020, por un precio que se dice que es de unos 400 millones de dólares, casi 30 veces su cuota neta de editores.


Cuando se hizo ese anuncio, Billboard señaló que era probable que el artista también vendiera sus grabaciones, que había llegado a poseer bajo los términos de su acuerdo con Columbia. Las grabaciones de Dylan generan unos 16 millones de dólares al año en todo el mundo, según las estimaciones de Billboard, y un catálogo tan emblemático se vendería presumiblemente por un múltiplo de entre 15 y 20 veces los ingresos anuales, que hasta ahora ha sido el límite superior del precio de los catálogos de grabaciones emblemáticas.


El anuncio del acuerdo se produce en un momento de alza en los catálogos discográficos y editoriales, que están alcanzando múltiplos sin precedentes. También se produce tras la adquisición por parte de Sony de los catálogos de canciones y grabaciones de otra leyenda de Columbia, por valor de unos 500 millones de dólares: Bruce Springsteen. Ese acuerdo, anunciado en diciembre, fue financiado en parte por Eldridge Industries, una empresa de inversión privada cofundada en 2015 por Todd Boehly. Sin embargo, Sony es el único comprador de las grabaciones de Dylan.