academy move.gif

Social Media: Cómo sacarle el máximo partido como artista.

Las redes sociales son la principal herramienta de los artistas para comunicarse de una manera más personal con sus fans. Sin embargo, están cambiando constantemente y lo que ayer era lo máximo, hoy puede hacerte quedar de anticuado. En el artículo de hoy, te contamos cómo mantenerte al día con las redes sociales en 2022.



Hace un tiempo, y no tan lejano, todo lo que necesitaba un artista para mantenerse en contacto con sus fans era simplemente una página web y un correo electrónico. Fue entonces, concretamente en 2005, cuando MySpace introdujo el término "redes sociales" a las masas, y los artistas pasaron a ser el principal eslabón de la cadena.


Aunque bastante pasado de moda para los estándares actuales, MySpace fue una plataforma fundamental para los artistas musicales del momento. Los artistas podían subir canciones, publicar fotos y anunciar fechas de giras, todo ello mientras sus fans seguían todos sus movimientos. Pero de repente, tan pronto como llego, desapareció, dando paso a lo que hoy en día conocemos como Facebook.


Durante más de una década, desde mediados de los años 2000 hasta finales de los 2010, Facebook reinó en el panorama de las redes sociales, y los artistas formaron parte de este boom. Podían hacer todo lo que hacían en MySpace, pero con más flexibilidad y alcance. Los artistas alimentaban a Facebook con toda su información, se relacionaban con los fans y publicaban todas las fotos que podían. Fue entonces cuando Facebook pasó de ser una mera red social más a una herramienta clave para la publicidad de las marcas.


Incluso YouTube, que comenzó como una red enfocada en contenido audiovisual divertido y generado principalmente por los usuarios (UGC), se convirtió en una plataforma esencial para las marcas y las empresas. Los artistas podían publicar vídeos y atraer a su público en su Canal Oficial del Artista.


Esta tendencia a transformar a los artistas que sólo quieren escribir y cantar en "creadores de contenido" involuntarios ha dado lugar al panorama actual de las redes sociales. La cantidad de posibilidades para que los artistas se comuniquen con su público aumenta cada día y la necesidad de estar en todas las plataformas, también.


Desde los clásicos como Twitter hasta las más nuevas como TikTok, pasando por Instagram, hoy en día hay más opciones que nunca para que los artistas publiquen su música, conecten con sus fans y lleguen a nuevos oyentes.


Entonces, ¿cómo puede un artista crear contenido para cada red social a la vez que llevar a cabo su verdadero trabajo? ¿Cómo puede utilizar las redes sociales para ampliar tu alcance sin sentirse en la obligación de subir contenido a diario?


Estos son los cinco problemas principales a los que se enfrentan los músicos con las redes sociales (y cómo solucionarlos):



Problema nº 1: Las redes sociales pueden distraer del principal objetivo.

El uso excesivo de las redes sociales puede distraer del objetivo principal de todo artista: la creación de nueva música. El tiempo que pasas con tu móvil haciendo vídeos divertidos es tiempo que quitas de estar componiendo o grabando nueva música.


Solución: No inviertas más de lo que obtienes.


Lo bueno de las redes sociales (quizá lo mejor) es que todo se pueden medir. Gracias a la cantidad de datos y análisis que cada plataforma nos genera automáticamente, podemos ver cómo está funcionando nuestro contenido y compararlo con la cantidad de tiempo (y en algunos casos dinero) que estás invirtiendo para llegar a tu audiencia.


Otra cosa que hay que tener en cuenta: aunque el objetivo de cualquier empresa es vender, las redes sociales no son una herramienta de venta directa, es decir, puede que tengas millones de seguidores en redes y eso no se traduzca necesariamente en ventas. Las visualizaciones de tu contenido no quieren decir necesariamente que toda esa gente vaya a comprar tu disco o a escuchar tu música. Las redes sociales son una herramienta de promoción más, cuyo principal objetivo es conectar con tu audiencia y, en última instancia, vender tu producto.



Problema nº 2: Las plataformas de las redes sociales cambian constantemente.

¿Te acuerdas de Vine? Un nombre familiar en 2015, y ¿qué es ahora? Todo el mundo se fue a Snapchat y luego a TikTok. Quién sabe qué será lo siguiente, pero lo que si tenemos claro es que todo es cuestión de modas, y la plataforma top del momento puede dejar de serlo en cuestión de días.


Solución: Limítate a hacer lo que se te da bien.


Esto no es para desanimarte a probar cosas nuevas. ¿Quieres participar en la última tendencia de TikTok? Por supuesto, hazlo y diviértete. Cuanto más natural seas, mejor. Pero digamos que has visto un gran compromiso con tu audiencia publicando fotos en tu perfil de Instagram de tu vida en la gira y en el estudio. ¿Deberías centrarte en los Reels o Stories porque están de moda ahora? Si bien podría ser beneficioso experimentar y llegar a nuevas audiencias a través de otra plataforma, superficie o formato, no abandones lo que ha estado funcionando para ti solo por estar a la moda.



Problema nº 3: Las redes sociales no te ayudarán a desarrollar tu carrera.

A menos que lo hagas realmente bien, las redes sociales no te ayudarán necesariamente a construir tu carrera musical de la manera que crees. Además, el esfuerzo que supone tener éxito entre los millones de creadores de contenidos puede ser agotador para alguien que ya tiene un trabajo aparte: cantar.


Solución: No intentes imitar a las superestrellas.


Es posible que veas a los artistas de las grandes discográficas lanzar campañas masivas en TikTok para promocionar un nuevo single, publicando cientos de vídeos en los días previos al lanzamiento e inundando las plataformas de contenido. Y aunque pueda parecer que todo eso lo crean ellos solos, la realidad es que tienen un equipo enorme que gestiona sus cuentas en las redes sociales, que crea contenidos y que se encarga de todos los aspectos de sus campañas.


No hace falta decir que, como artista independiente, probablemente no puedas permitirte este equipo detrás de todas tus redes, por lo que cualquier contenido que crees tiene que ser hecho por ti mismo.


Y no sólo eso, sino que bombardear las plataformas de redes sociales con toneladas de contenido en un corto período de tiempo puede arruinar tu presencia. Rosalía puede publicar 150 pequeños fragmentos de su vídeo musical porque es Rosalía. Todo el mundo quiere ver su próximo videoclip, pero lamentablemente el tuyo seguramente no tenga a tanta gente esperando. Seamos claros, el artista independiente juega con otras reglas. Pero eso no quiere decir que no pueda llegar a ser, si eso es lo que quiere, un artista top.



Problema nº 4: Las redes sociales pueden afectar a nuestra salud mental.

Numerosos estudios realizados en los últimos años han demostrado que el uso excesivo de las redes sociales -tanto como creador de contenidos como usuario- puede tener un impacto negativo en la salud mental. Si el mero hecho de mirar una pantalla consumiendo contenidos durante demasiado tiempo puede afectar al bienestar mental de un usuario, piensa en lo que el estrés de tener que crear constantemente nuevos vídeos puede hacer a un artista ya ocupado en intentar escribir nueva música.


Solución: Deja de compararte.


Gran parte del impacto de las redes sociales en nuestra salud mental proviene de la parte "social". Los seres humanos somos criaturas sociales por naturaleza, y es comprensible que miremos a los demás, nos comparemos y queramos estar al mismo nivel. Así que es comprensible que utilicemos las redes sociales para mostrar a los demás nuestra mejor cara. Ver a otros usuarios publicar su mejor versión significa que instintivamente pensamos que son mejores que nosotros.


Esta es la cruda realidad: siempre va a haber alguien mejor que tú. Si creas un vídeo musical impresionante y lo publicas en tus vídeos de Instagram, algún otro artista tendrá un vídeo que ha utilizado mejores técnicas de producción o alguna herramienta nueva que no habías visto antes. Si estás muy orgulloso de un nuevo acorde que has aprendido en la guitarra y compartes esa victoria en TikTok, lo más probable es que otra persona ya lo haya dominado y haya publicado un vídeo tocándolo con facilidad.


Sigue estando orgulloso de esas victorias personales. Cada uno tiene su vida, sus metas y su camino para llegar a ellas. El hecho de que el nuevo single de alguien suene mejor que el tuyo no te quita mérito.



Problema nº 5: Las redes sociales son impermanentes por naturaleza.

¿Cuántos de nosotros, en 2005, hubieramos pensado que MySpace quedaría en el olvido pocos años después? ¿Y qué pasó cuando Tuenti cerró y cualquier que no hubiera descargado sus fotos las perdió para siempre?


Para los artistas, eso significaba perder los contactos de fans que habían cultivado durante años, algunos de los cuales sólo estaban en MySpace.


Solución: No utilices solo las redes sociales para comunicarte con tus oyentes.


Las redes sociales son una forma estupenda de conectar con tus fans. Pero no dejes que sea la única. Asegúrate de traducir esas relaciones que has construido en resultados para tus esfuerzos de marketing musical, como suscripciones a tu newsletter. De esa manera garantizarás tener una base de datos de todos tus seguidores, solo por lo que pueda pasar. Así, podrás asegurar que esos contactos no se pierden si la plataforma cierra de la noche a la mañana.


¡Y hasta aquí el artículo de hoy! Pero no queremos irnos sin antes mandaros todo el ánimo del mundo a aquellos artistas independientes que, día a día luchan por conseguir sus sueños en el duro camino de la industria musical. Desde Larrosa apoyamos el talento emergente, y por eso sabemos la dificultad de conseguir una carrera musical de ''éxito'' sin apenas un equipo detrás y el mérito que eso conlleva. Esperamos que nuestros artículos te sirvan de ayuda.


¡Nos leemos en comentarios!