top of page
Consulta a Wolfie.gif

Larrosa Music Group afianza lazos con Estonia para fomentar la nueva industria musical.

Actualizado: 31 ene 2023

¿Qué te viene a la cabeza cuando piensas en un ejecutivo de la industria musical? ¿En un señor mayor sentado al final de una larga mesa en algún lugar de Hollywood, gesticulando con un puro y diciendo: "Tiene talento, deberíamos ficharlos", o "No me gusta, diles que no hay trato"? Pues nada más lejos de la realidad. Hoy hablamos con nuestro CEO, Cristian Larrosa, cantautor argentino afincado en Madrid que dirige nuestro equipo internacional, al mismo tiempo que gestiona el negocio a través de una empresa estonia.




"La industria de la música estaba gobernada por gente mayor, y se volvieron codiciosos en los años 90 con el formato CD. Pero los tiempos están cambiando y nosotros somos los nuevos ejecutivos de la música", dice Larrosa de su equipo. "Nos autodenominamos la fuerza motriz de la nueva industria musical".

Cristian fundó Larrosa Music Group en 2019 para centrarse en la consultoría musical, la educación y fomentar la adopción de nuevas tecnologías, como blockchain y web3. Incluye una filial de edición musical, así como un sello, Rose Records. Pero Larrosa Music Group es mucho más que ayudar a nuevos artistas a despegar sus carreras. Larrosa también se dedica a crear una comunidad para debatir cómo aprovechar mejor las nuevas tecnologías.


"Históricamente, e incluso hoy en día, la industria musical siempre ha sido un poco oscura, un poco dudosa, en cuanto a la forma de hacer las cosas en términos de contratos y acuerdos con los músicos", señala Cristian.

En cierto modo, era el siguiente paso lógico para Larrosa, que empezó como cantautor en Argentina a principios de la década de 2000. Allí creó sus primeras empresas musicales en Sudamérica, antes de trasladarse a España hace una década para trabajar como director musical de una compañía española, donde dirigió su equipo de producción creando karaokes y covers. En 2019, Viel Music Iberia, la empresa para la que trabajaba entonces como productor musical, se disolvió tras una adquisición. Fue entonces cuando Cristian decidió emprender por su cuenta y montar su propio negocio. Y fue entonces cuando entró en escena e-Residency, de Estonia.


"Nuestra empresa tiene su sede en Estonia porque lo hace todo más fácil", afirma Cristian. De hecho, Larrosa dirige un equipo de nueve nacionalidades repartidas por todo el mundo. La mayor parte de sus operaciones se realizan a distancia y, cuando necesitan utilizar un estudio o una oficina, lo alquilan. La mayoría de los clientes de Larrosa también están fuera de España, sobre todo en EE.UU., lo que hacía engorrosa la facturación a través de una empresa española.


Tras investigar un poco, descubrió la e-Residencia estonia, la solicitó, fue aceptado y se convirtió en e-residente, habiendo recogido su tarjeta de e-Residencia en la embajada de Estonia en Madrid en 2019. Larrosa afirma que el rápido proceso de convertirse en e-residente le permitió ahorrarse meses de trabajo para crear una empresa, y trabajar sin problemas con su equipo de nómadas digitales. "Pudimos empezar a trabajar enseguida", dice. "La configuración fue rapidísima y todo fluyó".


Cuando la empresa estaba rellenando los papeles con la Academia Latina de la Grabación, los organizadores les dijeron que se habían equivocado. ¿En Estonia? ¿No querían decir El Salvador? ¿O Ecuador? El álbum instrumental que enviaron para ser considerado acabó ganando el Grammy Latino al Mejor Álbum Instrumental. "Creo que somos la única compañía estonia en la Academia Latina de la Grabación", dice Cristian.


Gran parte de la vida de este músico transcurre estos días al frente de Larrosa Music Group. En particular, Cristian Larrosa quiere ayudar a los artistas a negociar el complejo mundo de la financiación y asistirles con sus contratos. El grupo también está implementando nuevas tecnologías para cobrar los derechos de autor, por ejemplo, o para diseñar contratos inteligentes que sean más eficaces y transparentes para los artistas. También pueden presentar a los artistas a los inversores y enseñarles a utilizar sus activos como garantía. Como se ha señalado, hay un esfuerzo por construir una comunidad y crear contenidos en torno a las nuevas tecnologías.


Por supuesto, esta doble vida no siempre es fácil. Es ante todo músico, con cinco álbumes a sus espaldas y un don especial para escribir baladas memorables a piano. Cristian afirma que equilibrar los negocios y la creatividad es el "mayor dilema" de su vida en este momento, y que lo único que puede hacer un músico y empresario como él es apagar las pantallas, desconectar del mundo de los negocios con sus hojas de Microsoft Excel y su blockchain, y sentarse al piano o a la guitarra durante un rato. Espera hacer esto más a menudo, a medida que el negocio empiece a funcionar.


"Con el tiempo, nuestro equipo se encargará de todo lo que estoy haciendo, y tendré tiempo para sentarme al piano y volver a hacer música", dice. Es posible que Larrosa también vaya a Estonia, porque admite que nunca ha pisado su nueva patria digital, aunque sinceramente le gustaría hacerlo.


"Ha sido increíble para nosotros, tener una forma tan fácil de hacer las cosas, y gracias a un sistema que realmente admiro", dice Larrosa. "Estoy deseando hacer cosas en Estonia, colaborar y seguir difundiendo la e-Residencia".

Opmerkingen


Consulta a Wolfie.gif
bottom of page