academy move.gif

Inversión musical, catálogos, royalties funding... ¿De qué va todo esto?

Sabemos que lo que hacemos es difícil de explicar, por eso hemos pensado que, a parte de contarlo con palabras, lo mejor es que lo veáis vosotros mismos. En el artículo de hoy hablamos con nuestro CEO, Cristian Larrosa, de cómo funciona la compraventa de catálogos musicales, la financiación musical basada en royalties futuros y la inversión en música.



¿A qué se debe el boom de la compra-venta de catálogos?


Sí, la música se ha convertido en el activo financiero más atractivo de esta era. Y la Pandemia de la Covid-19 ha tenido mucho que ver en esta tendencia. Principalmente por cuatro motivos: el primero es porque no ha habido ingresos por comunicación pública (los que se generan cuando se dan conciertos, por ejemplo), que es una de las principales fuentes de ingresos para artistas y autores. Esto ha contribuido a la necesidad de liquidez por parte de los artistas, que a su vez ha desencadenado en la venta de sus catálogos para obtener dinero en el momento. El segundo es porque el consumo de música digital es cada vez mayor. Incluso durante la pandemia, la música en formato digital se comportó siguiendo las previsiones, con tendencia al alza y crecimientos récord. El tercero es porque están apareciendo nuevas tecnologías -como blockchain- capaces de gestionar y optimizar los datos y así hacer una repartición más justa y exacta de los ingresos generados por derechos de autor.


Por último, debido a la caída generalizada de los mercados, los inversores han empezado a buscar alternativas y se han dado cuenta de que la música es un activo financiero fiable, medible y predecible que, aunque se viera levemente afectado por la pandemia, se recuperaría a gran velocidad. Y es que, no solamente se recuperó, sino que superó todas las expectativas de crecimiento durante y después de la pandemia. Goldman Sach, uno de los grupos de banca de inversión más importantes del mundo, prevé que los ingresos por digital se multiplicarán x2 hasta 2030.


¿En qué consiste el ''royalties funding''?


El ''royalties funding'', o financiación basada en royalties, consiste en obtener financiación basándose en los ingresos futuros que puedan generar tu repertorio. Muchas industrias como la farmacéutica o la minera ya utilizan este método, sin embargo, en la industria de la música lo llevamos usando muy poco tiempo, incluso siendo los royalties -o regalías- el activo financiero principal en este sector.


Se trata de un proceso muy similar a obtener un adelanto (como el que hacen la mayoría de discográficas cuando firman a un artista) aunque bastante más flexible, ya que se pueden realizar operaciones por tipo de regalías, por una duración determinada (desde un año hasta la vida del copyright), por un porcentaje de ingresos, por un derecho en concreto, territorio y plataforma.


El Royalty Funding es un método de financiación que toma como referencia los ingresos por derechos de autor que tiene el creador de las obras. Estos ingresos se miden a través de sociedades de gestión, ventas musicales y el consumo en plataformas digitales. A partir del análisis de esos ingresos y del comportamiento del catálogo, se realiza una oferta económica a cambio de los ingresos estimados que el artista pueda obtener en el futuro.


No es un préstamo ni un adelanto (aunque sí lo que buscas es adelantos, desde Larrosa Music Group también podemos ayudarte). Tampoco se genera una deuda, y tampoco cedes o vendes tu propiedad intelectual, la cual seguirá perteneciéndote a ti al 100%. Es una única operación en la que vendes el derecho de cobro de tus ingresos futuros. Y lo puedes hacer por solo unos años y que luego vuelva ese derecho a ti, además de hacerlo en el porcentaje y el tipo de ingreso que quieras.



¿Cómo operan y qué rendimiento obtienen las compañías como Larrosa Music Group?


Como ya hemos visto anteriormente, en el mundo de la financiación basada en activos musicales, se opera de forma muy similar a como lo haría una entidad financiera tradicional. Para valorar cómo va a actuar un catálogo musical a lo largo del tiempo, contamos con especialistas financieros y expertos en el sector musical, que se encargan de analizar el comportamiento de consumo y la facturación de los catálogos, la trayectoria de los artistas, el impacto en el tiempo, la edad de las canciones y un largo etcétera de variables para determinar el valor de un catálogo.


El rendimiento varía en función del catálogo, el impacto sociocultural del mismo y el volumen de la operación. Pero puede estar entre un rango de entre el 5% y el 15%. Por otro lado, la facturación mínima que debe tener un catálogo para poder llevar a cabo este tipo de acuerdos es de $3000 anuales.



¿Cuáles son los beneficios de vender un catálogo si eres artista/autor?


Un artista o un proyecto musical es, al fin y al cabo, una empresa. Generalmente una empresa se financia con el dinero de sus fundadores al principio y cuando quieren escalar van al banco y piden un crédito. Pero, ¿Cómo funciona esto dentro de la industria musical?


Cada vez más, los mismos bancos son los que ya empiezan a ver la música como un activo financiero más. Además, las grandes compañías discográficas y editoriales siempre han estado ahí para ofrecer un adelanto a los artistas a cambio de un alto porcentaje de derechos y por un largo período de tiempo. Esto ha hecho que muchos artistas recurran a la autogestión de su música y demanden alternativas más rentables y menos abusivas como las que están empezando a surgir actualmente. Y es que la industria tradicional está empezando a quedarse obsoleta, al menos, en cuanto a financiación musical se refiere.


Tenemos que entender la música como un activo financiero más y los derechos de autor como el patrimonio más importante del músico, autor, artista, editorial o discográfica. La industria de la música, junto con los propios artistas y autores, está exigiendo más que nunca que se refinan sus bases y se le de por fin a los creadores la importancia que realmente merecen.


Texto extraído de la entrevista de Cristian Larrosa para BIME Pro.