unnamed (1).png

Inteligencia Artificial y música. ¿Hasta dónde vamos a ser capaces de llegar?

Hace apenas una semana, el rapero FN Meka firmó por capitol Records. ¿La diferencia con cualquier otro rapero? Que FN Meka no existe físicamente, sino que se trata de un rapero creado mediante inteligencia artificial cuyas canciones dependen del gusto de un robot. Y esto es solo el principio, por lo que nos preguntamos... ¿estamos acabando con el futuro de los artistas de carne y hueso? ¿Cómo influirá esto en la industria musical?



Música e inteligencia artificial: ¿De dónde partimos?


Se puede decir que, para la industria musical esto de la inteligencia artificial no le pilla completamente por sorpresa. Factory New y Hume son dos sellos especializados en artistas virtuales. Factory New fue noticia cuando su artista virtual, FN Meka, firmó con Capitol Records. Hume es un colectivo alimentado por metastars, con el objetivo de remodelar lo que significa ser un artista y lo que significa ser un fan.


Sin embargo, los artistas virtuales no nacieron ayer. Un claro ejemplo es la estrella virtual del pop Hatsune Miku, que lleva más de una década actuando. Creada por la empresa japonesa de software musical Crypton Future Media, Hatsune Miku habla tres idiomas con fluidez y cuenta con una base de fans ya consolidada, además de alcanzar cifras de más de 23 millones de views en Youtube.




Las empresas tecnológicas y de medios sociales también se están involucrando y consideran que la música y la inteligencia artificial son su próxima fuente de ingresos. En mayo de 2022, Splice lanzó CoSo, una aplicación musical impulsada por la IA que utiliza la tecnología de Complementary Sounds para crear música en cuestión de segundos. SongStarter, de Bandlab, es otra de estas aplicaciones. Según el sitio web oficial, se trata de un "generador de ideas impulsado por la IA" que puede "generar música libre de derechos en segundos".


Según Amplify.Ink, revista digital especializada en industria musical, puede haber indicios de que incluso TikTok está buscando expandirse en el campo de la música y la inteligencia artificial. Su empresa matriz, ByteDance, ya cuenta con Sponge Band en China, una aplicación de grabación y edición de música con inteligencia artificial. MBW ha informado de que TikTok ha publicado anuncios de trabajo en busca de especialistas en inteligencia artificial y aprendizaje automático tanto en Estados Unidos como en China, por lo que no queda más que esperar.



¿Y qué pasa con los artistas de toda la vida?


Las nuevas tecnologías surgen como una herramienta más para reducir las barreras para los artistas o incluso para servirles de inspiración a la hora de crear música. Sin embargo, ¿Hará la IA que los músicos sean cosa del pasado? Nick Bryan-Kinns, director del Centro de Tecnología de las Artes y los Medios de Comunicación de la Universidad Queen Mary de Londres, afirma que:


"Soy un escéptico al respecto. Un ordenador puede ser capaz de hacer cientos de pistas con facilidad, pero es probable que siga habiendo un humano seleccionando las que le parecen bonitas o agradables".

El profesor Nick Bryan-Kinns continúa diciendo que la IA podría ser muy útil a la hora de mezclar diferentes géneros y crear con éxito canciones multigénero. Los humanos pueden hacerlo, por supuesto. Sin embargo, la IA lleva la delantera, ya que puede explorar múltiples combinaciones en minutos.


Según Bryan-Kinns, el miedo a que la IA sustituya a los músicos humanos es normal y un temor natural que se produce cuando la gente se encuentra con algo nuevo. "De momento, la IA es como una herramienta. Pero en un futuro próximo, podría ser más bien un cocreador", comentó.


"Tal vez podría ayudarte sugiriéndote algunas líneas de bajo, o dándote algunas ideas para diferentes letras que podrías utilizar basándote en los géneros que te gustan". Continúa diciendo que, a medida que la inteligencia artificial se vuelva más sofisticada, la IA asumirá el papel de cocreadora.



¿Puede la IA, entonces, ayudar a los artistas?


La respuesta es sí. La IA podría servir como un elemento más a la hora de producir música y reducir esas barreras de la creación musical. En un futuro no tan lejano como imaginamos, a IA podría convertirse fácilmente en algo a lo que todo el mundo tenga acceso, lo que daría lugar a una mayor creatividad generalizada.


La inteligencia artificial también podría ayudar a los músicos a crear contenidos. En una industria cada vez más obsesionada con la creación de contenidos, tener una herramienta que pueda crear contenidos de forma independiente y, sobre todo, rápida, puede ser una buena idea.


Ya existen aplicaciones como Songen, que permiten a los creadores de contenidos independientes crear música libre de derechos en segundos. Es cierto que la canción no va a ser la misma que componga Elton John, pero seguro que puede servir en en un apuro como biblioteca musical libre de derechos.


La inteligencia artificial también podría ayudar a los músicos que no encajan necesariamente en el molde comercial a acceder a otros sectores. Entre ellos están los videojuegos y las oportunidades dentro de otros mundos como el metaverso.


Por último, pero no menos importante, la inteligencia artificial también incluye, como ya hemos visto en el caso de Spotify, algoritmos, aprendizaje automático y aprendizaje profundo. Estos ayudan a las plataformas de medios sociales y a los servicios de streaming a crear la mejor experiencia de usuario, así como listas de reproducción personalizadas y cuidadosamente seleccionadas, como el Daily Mix o Discovery Weekly de Spotify. Al analizar los datos de los usuarios y sus hábitos de escucha, la inteligencia artificial puede impulsar el alcance de un artista y mejorar la experiencia de los fans de la música en estas plataformas. Y esto es una realidad. Esto es el presente de la industria musical.


Y sí. Puede que los nuevos avances dentro de la industria den un poco de miedo, pero igual que cuando a finales de los años noventa conocimos por primera vez un mundo enorme de posibilidades llamado internet. Así que, utilizadas con prudencia y cierto sentido común, la música y la inteligencia artificial pueden beneficiarse mutuamente y crecer juntas, ya que tienen el poder de impulsar las oportunidades creativas y comerciales de los artistas, al mismo tiempo que hacen que la industria musical sea más democrática y accesible para todos.


Fuente: amplify.ink