academy move.gif

El oro es valioso porque todos creemos que lo es: ¿Cuál es el valor de un catálogo musical?

¿Alguna vez te has preguntado cual es el valor de tu catálogo? En el artículo de hoy hablamos con José Manuel Person, partner y financial expert de Larrosa Music Group sobre cómo se mide el valor de un catálogo musical y qué factores hay que tener en cuenta a la hora de realizar una estimación económica.



El valor de tu catálogo es un punto de encuentro entre lo que un inversor está dispuesto a pagar y el precio al que el dueño del catálogo está dispuesto a vender. Sencillo, ¿no? Considera esta frase como un principio fundamental establecido en cualquier mercado o tipo de transacción. Pero en el ámbito de los activos intangibles como obras de arte, I+D o más específicamente, en los “music assets” o catálogos, lo más recomendable es dejarte asesorar por expertos que conozcan el mundo de las finanzas y la industria de la música.


Parafraseando a Warren Buffet: “El precio es lo que pagas, y el valor lo que recibes” podemos concluir que en la época pre-digital la diferencia entre el precio y el valor eran difícilmente salvables, ya que los modelos de valoración carecían de datos de calidad y métodos objetivos y comúnmente aceptados.


¿Qué ha cambiado hoy?

En gran parte gracias a la revolución digital y la gran explosión tanto en calidad como en cantidad de datos alrededor de estos activos, esta discusión entre “Valor” Vs “Precio” se ha terminado llevando a un terreno más objetivo y cierto.


El valor económico de un activo es directamente proporcional a la cantidad de “cash flow futuros” que es capaz de generar y al grado de riesgo asumido en las proyecciones en el largo plazo. En este modelo de valoración no caben subjetividades o variables emocionales. Se trata de parámetros económicos: capacidad de generar cash flow a largo plazo y grado de riesgo. Si el rendimiento de la inversión a largo plazo es superior al coste de capital (que, por cierto, hoy en día está en mínimos), la oportunidad de inversión es atractiva para un inversor. Pero ahí no acaba la operación.


¿Qué variables son importantes para fijar el precio de un catálogo?

Es una obviedad que los ingresos de los últimos 3-5 años determinarán el “precio base”, pero ¿Por qué en algunas ocasiones se obtienen múltiplos de x5 y en otras x25?


Aquí te dejamos algunas variables que según nuestra gran y dilatada experiencia marcan la diferencia:


Derechos editoriales o fonográficos: Los derechos editoriales son considerados con un perfil de riesgo más bajo, ya que generan sus rendimientos sobre licencias B2B (Business-to-Business) y tienen diferentes y variadas fuentes de ingresos (versiones que puedan ser cantadas por diferentes artistas)


• El peso en los ingresos de los “streaming digitales”: estos ingresos también son considerados con un riesgo más bajo. Para operarlos y escalarlos solo hacen faltan inversiones marginales que mejoren la repetición del uso la obra y/o el consumo masivo. Al igual que un modelo de negocio tecnológico basado en suscripción, “el consumo repetitivo con la mínima inversión” produce un efecto muy positivo en la valoración. De forma ilustrativa, el “LifeTimeValue” de una canción que lleva generando 25.000USD cada trimestre en Spotify es superior a la valoración de esa misma canción en el supuesto que haya generado 100.000USD en una sincronización publicitaria. Al final del año, ambas transacciones habrán reportado 100.000USD, pero la recurrencia del streaming dará mayor fiabilidad (por lo tanto, minimiza el riesgo) a la proyección de flujos de caja a largo plazo.


Dollar Age: el número de años que llevan las canciones generando ingresos. Algunas serán muy nuevas y apenas estarán empezando a madurar, pero es muy positivo que un buen número de obras en términos relativos, lleven generando ingresos durante varios años.


• Tendencia al alza, plana o decreciente de los ingresos y de las obras más importantes: esto es la consecuencia de cómo hayas trabajado tu catalogo en los últimos años.


Años de protección legal de la obra: las obras siguen generando ingresos con la debida protección regulatoria hasta algunos años después del fallecimiento del autor. En España son 70 años y en Estados Unidos 75 años. Cuantos más años queden para que esta protección expire, mayor valor puede alcanzar el catálogo.


Factores que no aportan una valoración más alta


Sincronizaciones publicitarias: debido a su falta de “repetibilidad” no suelen tener un impacto positivo en la valoración. El impacto suele ser neutro. En algunos casos, cuando se demuestra que todos los años se han conseguido “ingresos por sincronizaciones” se ha conseguido mejorar la valoración, pero si no se puede hacer una predicción sólida, no tiene valor añadido para el inversor.


Liquidaciones de ingresos por infracciones de derechos correspondiente a años anteriores. Al igual que arriba esto sería tratado como un “extraordinario” con pocas condiciones de “repetibilidad”.

Factores exógenos


Hay otros factores no relativos a las propias obras o el autor que están impactando en las valoraciones más altas de la historia y que no podemos asegurar que se mantendrán durante mucho más tiempo. Son las siguientes:


• Entorno actual con los tipos de interés más bajos de la historia.


• Inestabilidad de los mercados financieros debido al encadenamiento de diferentes crisis de impacto global (COVID, Conflicto en Ucrania…)


• Nuevas regulaciones para una mejor y más justa remuneración de los autores. Entre ellas:


- La Ley Orrin G. Hatch — Bob Goodlatte en Estados Unidos (2018): que cambia la forma de trabajar de las dos principales organizaciones de gestión de derechos de Estados Unidos. ASCAP y BMI ahora tendrán las tarifas que reciben de los organismos de radiodifusión determinadas por un panel rotativo de jueces. Se espera que los pagos de cada una de ellas aumenten significativamente en un entorno de libre mercado y menos restringido.


- Directiva 2014/26/ UE: Nueva regulación de la UE para incrementar la competencia y transparencia en el mundo de la Propiedad Intelectual. Esta regulación ha permitido crear empresas como UNISON con el propósito de mejorar el rendimiento de las obras musicales a través de su tecnología y la puesta en marcha de las licencias multi-territoriales.


¿Qué hacemos en Larrosa Music Group?

En primer lugar, somos el eslabón entre la industria de la música y los inversores. Nos encargamos de asesorar a la industria de la música en sus operaciones financieras para encontrar el mejor “match”. Tenemos acceso a catálogos de primer nivel en territorios de habla hispana y brasileña, y contamos con inversores interesados en este tipo de “asset class” a nivel mundial. En el otro extremo ayudamos a inversores y fondos de inversión a entender los “economics” de una operación de inversión en un catálogo. Además, acompañamos a ambas partes desde el origen y estructuración hasta el soporte legal y fiscal.


¿Quieres saber el valor de tu catálogo? ¡Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de valorarlo!