academy move.gif

¿Cómo funciona una discográfica por dentro? Parte 2.

Todos en algún momento hemos escuchado hablar de las grandes discográficas, sellos, labels o como queráis llamarlos. La mayoría de gente sabe que son una parte importante del éxito de muchos artistas, pero realmente ¿Qué hacen? ¿Quiénes trabajan ahí? ¿Cómo lo hacen?



En esta segunda parte de ‘’Cómo funciona una discográfica por dentro’’ hablaremos de cómo han cambiado las discográficas con el paso del tiempo, y con ellas, su modelo de negocio y sus contratos. Además, continuaremos analizando el funcionamiento de todos los departamentos internos y conoceremos a todas las personas que hacen falta para que alguien como tú pueda escuchar música. ¿Te quedas?



¿En cuántos departamentos se divide una discográfica?


En el artículo anterior vimos algunos de los roles y departamentos principales que existen en una compañía, como Dirección Artística, Administración y Marketing y Publicidad. Hoy entenderemos de qué se encargan los departamentos de Artist Development, Ventas, Promoción y Licencias.


  • Artist Development (Desarrollo del artista).

Este departamento se encarga principalmente de supervisar la planificación y carrera de los artistas que han firmado por la discográfica. Es lo que llamaríamos en cualquier otro sector ‘’jefe de producto’’, siendo el producto, en este caso, el artista y su música.


  • Promoción.

El objetivo principal de este departamento es, como bien indica su nombre, promocionar el producto, es decir, la música del artista, principalmente sus nuevos lanzamientos. Se encargan de realizar cualquier estrategia de promoción con el fin de dar a conocer a los artistas y su música, como por ejemplo, colocar las canciones en la radio o realizar entrevistas en televisión para hablar de su nuevo disco, etc.


El departamento de promoción está estrechamente conectado y en constante comunicación con otros departamentos dentro de la discográfica, más concretamente con el de comunicación y marketing, para garantizar que todas las estrategias utilizadas para comercializar y vender el disco, estén trabajando en la misma línea y cumpliendo los mismos objetivos comunes.


  • Licencias (Sync.)

El departamento de licencias se encarga de controlar y dar los permisos necesarios para el uso de las grabaciones de los artistas que pertenecen al sello. Por ejemplo, cuando la música se usa en videojuegos, películas, series o anuncios, ha tenido que ser primero licenciada por parte de las discográficas y editoriales. Se encargan de seleccionar, licenciar y, en definitiva, sincronizar la música que escuchamos en cualquier audiovisual. Proponen, negocian y se encargan de musicalizar cualquier contenido que necesite sonido.


Para sincronizar una canción protegida por la ley de propiedad intelectual en cualquier medio se necesita la confirmación por parte de los propietarios de los derechos fonográficos o del máster de la canción. Normalmente son las discográficas o el propio artista (si es independiente). Por otro lado, también se necesita la confirmación de los propietarios del copyright o derechos de autor. Estos pueden pertenecer al propio autor de la obra o a su editorial (bajo previo consentimiento).


  • Ventas.

El departamento de ventas supervisa todas las actividades de venta de las discográficas. Se concentra en la construcción de relaciones con las principales cadenas de tiendas de discos, tanto físicas como plataformas digitales. Coordina con la compañía distribuidora del sello para hacer llegar el disco a todos los sitios posibles, además de comunicarse regularmente con los departamentos de promoción y publicidad para establecer presupuestos para campañas y acciones de marketing.


También existen otros departamentos como Nuevos negocios, Internacional y Catálogo o legacy que veremos en próximos artículos de esta serie. Y por si te han parecido pocas las funciones que se llevan a cabo dentro de una discográfica, a continuación hablaremos de cuáles son las ventajas de fichar por una compañía.



¿Por qué necesitas una discográfica?


Hoy en día las reglas del juego han cambiado totalmente. Ahora es mucho más fácil que los artistas empiecen su carrera de manera independiente. Con un ordenador, un teclado, un sintetizador y un micro pueden montar tu estudio de grabación en casa sin superar los 1.000 euros. Pueden grabar, producir, mezclar y masterizar su propia música sin necesidad de firmar por una discográfica.


Además, plataformas como SoundCloud, Spotify o Youtube nos permiten poner a disposición de todos nuestros oyentes nuestra música sin necesidad de ningún intermediario. Y si han nacido en la era de internet, seguro que pueden incluso controlar redes sociales como Instagram, Twitter o TikTok, para promocionar su música.


La pregunta que os estaréis haciendo ahora seguramente es… ¿por qué entonces debemos asociarnos con una discográfica? Pues la respuesta simple: ellos siguen siendo los que mueven los hilos de la industria en la mayoría de los casos.


Además, a medida que la carrera musical de un artista crece, empieza a crearse la necesidad de contar con un equipo de expertos detrás en los que delegar ciertos aspectos. Un grupo de personas con los conocimientos necesarios sobre la industria musical que ayuden al artista con todo lo relativo a la misma, pudiendo él centrarse en su verdadero cometido: la música.


Aunque la venta de música en formato físico es casi residual, la gestión de la música para su venta y comercialización, no solo en plataformas como Spotify, sino para productoras audiovisuales como Netflix la siguen dominando las discográficas. En la mayoría de las negociaciones para comercializar la música, la capacidad de negociación será mucho mayor si la gestiona una discográfica que si lo haces tú solo.


Además, en el mundo de la industria musical la clave son los contactos. Las discográficas conocen perfectamente este sector y cuentan con contactos que te permitirán darte a conocer de manera más rápida y sencilla que si lo intentaras por ti mismo.


Así que sí, aunque puedas montártelo por tu cuenta, sigue habiendo ciertos aspectos en los que siempre será mejor contar con un equipo de especialistas. Y es que, a día de hoy, las discográficas siguen gestionando determinadas cuestiones del sector de la música mejor que nadie y podrán ayudarte con el apoyo y la financiación, el marketing y la promoción, las cuestiones administrativas y jurídicas, la gestión de los derechos o los contratos y licencias discográficas.