academy move.gif

Artist Forward: Sony Music apuesta por una industria musical más justa para los artistas.


El pasado viernes nos llegaba una noticia que podría suponer un punto y a parte para el negocio de la música grabada: Sony Music Entertainment presenta la campaña “Artist Forward”, mediante la cual se compromete a “cancelar” los saldos no recuperados de todos los artistas que firmaron con la discográfica antes del año 2000. ¿Quieres saber por qué? Te lo contamos todo en el artículo de hoy.



Vayamos por partes. Normalmente, cuando un artista ficha por una discográfica y firma un contrato, este recibe un pago por adelantado coloquialmente llamado “adelanto”. Los adelantos son recuperables pero no retornables, o lo que es lo mismo: si el sello le da al artista un adelanto de 10.000 euros para grabar su próximo disco y ese disco nunca genera más de 50 euros, la discográfica no podrá pedirle al artista que le devuelva lo que se invirtió en él (el adelanto). Además, el sello también puede invertir en el artista y "apoyarlo" financieramente cubriendo los gastos de la grabación, aportando presupuesto para marketing o financiando una campaña de radio, por ejemplo. Sin embargo, los artistas solo recibirán los royalties -o regalías- de su álbum después de que el lanzamiento le devuelva al sello su inversión inicial, es decir, que hasta que la discográfica no recupere todo lo invertido en ti como artista, no vas a ver un duro.


¿El problema? Veámoslo con un ejemplo: si un sello firma a un artista por un 20% de sus royalties y se gasta $1,000,000 entre adelanto y gastos extra, el artista tiene que generar 1.300 millones de reproducciones antes de empezar a cobrar sus regalías. Y aquí es donde se complica el asunto, ya que llegar a 1.300 millones de reproducciones es prácticamente imposible. Por lo tanto, si los streams no superan ese umbral, el artista no generará ningún ingreso nuevo e incluso estará endeudado de por vida con su discográfica.


Pues bien, en un contexto de creciente descontento por parte de productores, autores, artistas y en definitiva, creadores, Sony por fin ha decidido poner punto y final a esta situación. Y es que el negocio de la música lleva sin ser justo desde hace bastante tiempo. Está claro que este nuevo programa supondrá una pérdida de millones de dólares para la compañía, pero, a veces, es mejor dar un paso al frente y apoyar de una vez por todas y de una manera real a los artistas. A día de hoy, la decisión de Sony es clara, sólida. sensata y necesaria.


Hay tres componentes principales de la campaña "Artists Forward". El más importante es el programa Legacy Unrecouped Balance Program, que ya hemos visto anteriormente, mediante el que Sony ya no aplicará los saldos existentes no recuperados a los ingresos de los músicos. El único requisito: que los artistas hayan firmado con SME antes del año 2000 y que nunca hayan recibido un anticipo desde 2000 en adelante. Por supuesto, el contrato de cada artista puede diferir en términos de terminología o acuerdos, pero pase lo que pase, los "saldos no recuperados" en este caso se referirán unilateralmente al dinero adeudado al sello por artistas cuyas ganancias fueron "menores que el total de los gastos recuperables". extendido por la empresa, que habitualmente incluye un anticipo, gastos de marketing, etc.


El proyecto dará prioridad a la "transparencia con los creadores en todos los aspectos de su desarrollo" en un esfuerzo por ofrecer un "apoyo integral" más sólido a los artistas de la compañía.


"Con los saldos no recuperados, muchas veces los artistas no ven fondos adicionales en los próximos años. Creo que esto es, en general, un gran esfuerzo por parte de Sony y un buen paso adelante", dice Stephanie K. abogada de la industria musical.