top of page
Consulta a Wolfie.gif

5 maneras de reinvertir tus royalties para seguir creciendo.

Aunque no lo creas, ganar algo de dinero con tu música ya es difícil de por sí, así que si ya has llegado a este punto, ¡enhorabuena! Puede ser por los derechos de autor, por ejemplo, por lo que generen las reproducciones de tu música en plataformas de streaming, o por los ingresos obtenidos por tocar en directo o vender tu merchandising.


Sea lo que sea, y por poco que sea, lo mejor es que destines una parte a seguir creciendo, musicalmente hablando. Hoy te contamos 5 formas para reinvertir tus royalties u otros ingresos musicales en tu carrera musical.




1. Desarrollo profesional.


Una de las mejores formas de crecer en esta industria es formandote. Puedes aprender mucho por tu cuenta y a través de recursos gratuitos, pero te sorprendería lo que puedes conseguir en poco tiempo haciendo algo tan sencillo como tomar un curso completo online sobre producción musical o marketing musical, por ejemplo.


No hace falta que inviertas demasiado dinero: échale un ojo a plataformas de formación online como Domestika o Crehana y dedícate un tiempo a formarte en esas áreas en las que todavía te queda por aprender. Aquí te dejamos algunos cursos por menos de 20 euros.



2. Desarrollo de productos.


Una vez que empieces a ganar fans y reconocimiento, es un parar. Tienes que seguir sacando aquello que demanda tu público: música. Eso significa desarrollar nuevos productos, tanto musicales como comerciales. Empecemos por la base de todo artista emergente e independiente: el estudio de grabación.


Puedes utilizar los ingresos ahorrados para invertir en tu próximo disco -ya sea alquilando un estudio y contratando a un ingeniero para grabar, o simplemente mezclando profesionalmente tus grabaciones caseras- o utilizarlos para crear y comprar una nueva línea de merchandising, una reedición de una grabación en vinilo, o algún otro producto comercial que pueda convertirse con el tiempo en un ingreso pasivo sostenible.


También puedes considerar la posibilidad de gastar un poco en un gran diseñador o en algunos músicos de sesión para mejorar la calidad de las grabaciones que ya están en marcha. Todas estas posibilidades entran en la categoría de "desarrollo de productos", es decir, desarrollar y poner en práctica cosas nuevas que te generen ingresos.



3. Mejoras en el estudio.


Si tienes un estudio en casa y tu proceso consiste principalmente en producir desde allí, vale la pena que te asegures de tener el espacio y la acústica en perfectas condiciones. Este es un buen punto de partida para empezar a reinvertir tus ingresos, porque si haces las compras adecuadas puedes acelerar tu flujo de trabajo y mejorar tu producción final.


Analiza tu proceso durante el último año y fíjate en lo que te hubiera gustado tener o en los problemas con los que te has encontrado. ¿Te parece que el ratón y el teclado son demasiado lentos en la mezcla? Quizá un controlador de DAW con faders te agilizaría.



4. Promociona tu música.


La promoción en la industria musical, y al fin y al cabo, en todas las industrias es bastante complicada y costosa. Sin embargo, hay algo que sí que puedes hacer antes de empezar a gastar dinero: pensar en la estrategia y crear un plan de marketing. Haz un plan sólido sobre cómo vas a utilizar el dinero para acelerar tu proceso. Eso podría significar Social Media Ads, contratar a un promotor de listas de reproducción o conceder una entrevista en la radio. Sea lo que sea, di que sí a -casi- todo.


En varios artículos anteriores te explicamos cómo puedes hacer un plan de marketing paso por paso e incluso cómo promocionar tu música de manera gratuita.



5. Crea un equipo o subcontrata.


Que seas bueno como artista no quiere decir que seas un crack del marketing, del diseño o incluso de la producción musical. Y, si por casualidades de la vida resulta que sí lo eres, seguramente no te de tiempo a serlo todo a la vez o simplemente no te apetezca. Así que, si la falta de tiempo o de conocimiento está perjudicando tu carrera como artista, quizá es el momento de empezar a pensar en que necesitas que alguien más te ayude.


Aunque todo depende del presupuesto con el que cuentes, podrías contratar de manera puntual a un diseñador gráfico si crees que las portadas de tus futuros discos podrían ser mejores (también cuenta como desarrollo de producto). Podrías contratar a un asistente virtual para que se encargue del ajetreado trabajo de presentar las canciones a las distribuidoras. Podrías, incluso, empezar a hacer la declaración de la renta correctamente contratando una asesoría. Sabemos que cuando tú lo controlas todo, todo va genial, pero es bueno aprender a delegar.


También podrías reinvertir en automatizaciones para facilitar tu vida online. Por ejemplo, Zapier pone a tu disposición un millón de automatizaciones, desde el seguimiento de las listas de clientes hasta el envío de agradecimientos, prácticamente lo que quieras.


Y en general, recuerde esta frasaza, cortesía de The Four Hour Work Week de Tim Ferris: "No delegues lo que puedas automatizar, y no automatices lo que puedas eliminar".


Así que, aunque sea un notición lo de haber ganado algo de dinero con tu música (seguro que tus padres están celebrándolo ahora mismo), mejor aún es ganar más. Y quién sabe, igual un día hasta puedes vivir de ello.


Fuente: Flypaper.

Comments


Consulta a Wolfie.gif
bottom of page